Noche embriagada

Anuncios

Si te amara

Si te amara con mesura no sería yo. Porque te amo a lo neandertal, A lo cavernícola, A lo cromañón Como los locos aman el mundo habitable De las manías.   Si te amara con melosa charlatanería acrílica No sería yo. Te amo con sujeto, predicado y complementos En el cerebro. Amo con verbo en... Leer más →

Sabor

—Deme uno de fresa por favor— le dijo Camilo a la dependiente. Él lo guardó en una jaba y caminó por la calle 23. Al llegar, su mujer lo esperaba ansiosa. Puso las compras sobre la mesa y casi al instante suesposa le reclamó — Tenía que ser de chocolate, si no era de ese... Leer más →

Ensayo de vida

Corro al centro Bailo como si me hubiese robado la vida en un sorbo de tus ojos.   Soy una niña entre cuadros, en un tabloncillo de ballet. Nana para los sueños, Atrapa-mundos Canción para la inocencia. Hagamos silencio…   Una escalera, Suficiente libertad, Las Vegas, New York Corremos por una avenida Época de Lennon... Leer más →

Mi capitán

No sé si he podido ser, Lo que él soñó que yo fuera Lo cierto es que mire usted Mi abuelo fue (es) mi primera escuela. Liuba María Hevia Le tocó por afán de la biología estar en lista de los catorce hermanos. Después crio cuatro para devolverle a la vida una dicha de ese... Leer más →

Pecera

Azul cornisa de lo real, De la literatura de esta ciudad maquiavélica De los peces sin líquido, Sin paciencia morbosa, Cristal con adulterio, Con las horas pixeladas por la apatía. Una arenga de pólvora atornillada A un plancton de plástico.   Todo entre reflejos… Y me vienen a persuadir con tonterías. No me nace.  ... Leer más →

El placer de los puntos suspensivos

     Teclear un mensaje de texto es sencillo. Diría espantosamente trivial. Pero,… ¿Y si llevo los puntos suspensivos del móvil hacia el colchón y de allí los regreso a la pantalla? Pensándolo bien la vida tiene la marca gramatical del suspenso. Cuando alguien se va, pero no del todo o cuando te estampan un silencio... Leer más →

Amistad con descuento

Te regalo una inflación de besos en mi economía amorosa ¿Cuánto daría por que fueras el magnate de una amistad en ciernes? Llévate la brújula de mis malas inversiones de otrora. Hagamos una transacción con tasas fijas de confianza. Necesito un intercambio de abrazos contradictoriamente no mercantiles. Me arriesgo, a conciencia, de la no rentabilidad... Leer más →

Te amaré

Fue como aquel 24 de agosto del ’79 en la Roma Antigua: una explosión de lava interna me hizo presa de tus impredecibles ausencias y quedé sepultada como Pompeya. A merced de las rutinas de las cinco aldeas que le dieron el nombre o navegando en las aguas de la Bahía de Nápoles, sin rumbo... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑